3. Creación y desarrollo de una unidad de investigación

Es incuestionable, como hemos podido analizar hasta ahora, que la Investigación Biomédica en los hospitales ha experimentado un gran avance desde la creación de las Unidades de Investigación. Estas unidades han constituido el núcleo alrededor del cual se ha ido creando una estructura de apoyo tanto a la gestión económico-administrativa como al soporte tecnológico para llevar a cabo proyectos de investigación en los hospitales.

La gran innovación que introduce la puesta en marcha de las Unidades de Investigación es que posibilita el comienzo de una nueva etapa, en la que la Investigación Clínica que se realiza en los hospitales es apoyada por investigadores básicos de gran experiencia. Esto conlleva, enseguida, una mejora metodológica que se traslada a una excelencia de resultados con mayor aplicabilidad inmediata.

Al mismo tiempo, los nuevos programas de promoción de la Investigación Biomédica coordinados con los fondos europeos (FEDER) y los Programas Marco Europeos de Investigación (actualmente el VI), las agencias nacionales (FIS, MEC) y autonómicas (CM), han lanzado convocatorias anuales de ayudas a proyectos, de becas y de contratos para investigadores y técnicos de apoyo, a las que últimamente se ha sumado la convocatoria de contratos para la investigación tras completarse la formación sanitaria especializada.

Todo ello ha permitido desarrollarse a las Unidades de Investigación que nacieron con el FIS y aprovechar las oportunidades que brindan las diferentes convocatorias, para consolidarse y crecer en cada centro.

A continuación, como ejemplo de la creación y desarrollo de una Unidad de Investigación, se procederá a describir el proceso seguido en el Hospital Universitario La Paz, y que supuso el inicio de una nueva etapa de la política de investigación en el hospital.

3.1.  NUEVA ETAPA DE LA INVESTIGACIÓN EN UN HOSPITAL

En el Hospital Universitario La Paz, elegido a modo de ejemplo, como en otros centros sanitarios de cuarto nivel, el desarrollo de las Unidades de Investigación se liga, en sus orígenes, a la existencia de las unidades de cirugía experimental, con reconocimiento en el ámbito del INSALUD y, en consecuencia, dotadas de instalaciones y equipamientos, así como con sus correspondientes plantillas orgánicas.

Desde 1995 el Hospital Universitario La Paz aprovecha parte de la infraestructura del área de Cirugía Experimental para crear en ella laboratorios de Biología Molecular, Histoquímica, Cultivo de tejidos, y Secuenciación, apostando claramente por el modelo de unidades clínico experimentales, que incorporaban ya en su ámbito laboratorios que posibilitan la investigación básica y experimental.

Éste sería el germen de la Unidad de Apoyo a la Investigación que junto con la Sección de Bioestadística y el Área de Servicios Centrales acogerían a las convocatorias sucesivas de Investigadores Senior FIS, para intentar formar un entramado de apoyo a la investigación clínica en el Hospital. Con esta nueva estructura se aplican los nuevos métodos de gestión hospitalaria a la incentivación de la investigación en los hospitales, en los que, en ocasiones, se tendía a un excesivo individualismo, lo que, sin duda, restaba eficiencia y eficacia en el desarrollo y resultado de los proyectos.

A continuación, y a modo de ejemplo, se enuncian algunas de las medidas puestas en marcha por el hospital y que, sin duda, han influido favorablemente en el desarrollo de la Unidad de Investigación del Hospital Universitario La Paz, y pueden servir de referencia para su implantación en otros centros sanitarios:

  • La existencia de una Comisión de Investigación que, tradicionalmente y en sus diferentes periodos y composiciones, ha tenido un peso específico en el hospital y ha ejercido un papel importante en la gestión de los recursos. Así, se ha completado el ciclo de evolución anteriormente descrito, desde el área experimental a la Unidad de Apoyo a la Investigación, con un protagonismo de los presidentes de las comisiones en la gestión, que ha ido abriendo paso a las figuras de la secretaría técnica y del coordinador de investigación. Esta evolución se ha completado y apoyado también, por parte de la dirección, con la creación de la figura del subdirector médico con responsabilidad directa en el ámbito de la investigación.
  • El reconocimiento de la investigación como una de las metas de excelencia en el funcionamiento del hospital, tanto en el Plan Estratégico del Hospital Universitario la Paz, como en el actual Plan trianual de Excelencia, ha sido otro elemento clave en la consolidación de la investigación en el hospital.
  • La puesta en marcha de una convocatoria propia de ayudas de investigación para que becarios predoctorales pudiesen adscribirse a los proyectos de los investigadores senior contratados mediante las Convocatorias Públicas de Apoyo a la Investigación, lo que ha servido para multiplicar su efectividad, tanto en resultados, como en el propio proceso investigador.
  • La apuesta por la incorporación al hospital de profesionales dedicados preferentemente a la investigación, como forma de incrementar la masa crítica, aprovechando para ello las convocatorias del FIS, tanto las de formación en investigación post-residencia, como las de incorporación de investigadores al SNS, o las de técnicos de apoyo a la investigación, y últimamente el programa de estabilización e intensificación de la investigación.
  • El establecimiento de áreas de interés o de las líneas prioritarias de investigación, de carácter troncal y coincidente con las prioridades de los planes nacionales de Investigación Biomédica. En la actualidad son:
    • Cáncer.
    • Enfermedades cardiovasculares.
    • Enfermedades neurológicas y mentales.
    • Enfermedades infecciosas y SIDA.
    • Enfermedades genéticas y modelos de enfermedad.
    • Enfermedades respiratorias.
    • Enfermedades crónicas e inflamación.
    • Epidemiología, salud pública y salud laboral.
    • Servicios de salud, tecnologías sanitarias y telemedicina.
    • Estudio y prevención de patología nutricional.
    • Medicina regenerativa.

      Estas líneas han de ser dinámicas, con posibilidad de cambio o ampliación dependiendo de los nuevos equipos incorporados a la investigación.

  • El esfuerzo realizado en el seguimiento, monitorización y difusión de los resultados. La producción científica del Hospital Universitario La Paz ha mejorado muy notablemente desde el año 2000, multiplicándose por cinco el Índice total de Factor Impacto. Estas cifras que no han parado de crecer y dan cuenta del cambio experimentado en el área de la Investigación Clínica en el hospital, se han visto acompañadas por una serie de iniciativas tendentes a monitorizar y difundir los resultados.
    Así, cabe destacar la elaboración de la memoria de investigación, donde además de reflejar todos los proyectos y trabajos publicados se elabora un cuadro comparativo que refleja la actividad investigadora de cada servicio. En esta línea, todos los años se celebra una acto de apoyo a la investigación, donde además de presentar los resultados del año anterior se conceden una serie de premios a los mejores trabajos y publicaciones del año, así como a los servicios que han destacado por sus resultados en investigación.
    Se ha incentivado también la participación del hospital en Proyectos de Investigación Multicéntricos, así como la aplicabilidad inmediata de proyectos mediante convocatorias de ayudas para proyectos I+D+I de pequeño costo, con buenos resultados.
  • La dotación de infraestructuras y servicios comunes, que permitan una sinergia entre los investigadores básicos, entre ellos, y con los clínicos. En esta línea la construcción y dotación de un nuevo edificio modular específico para la investigación, ha posibilitado adecuar y reorganizar la estructura de la Unidad de Investigación con apoyo técnico especializado en cada una de las áreas, fomentándose e intensificando la relación entre investigadores y clínicos de los diferentes servicios hospitalarios.
  • La existencia de una dotación de recursos humanos, específica, diferenciada y con dedicación exclusiva, para la gestión de la investigación en el hospital. Dicho personal, perteneciente a la Unidad de Investigación, mantiene una dependencia orgánica y funcional del subdirector responsable del área de investigación. Al frente de la Unidad de Investigación está la figura del Coordinador, del que dependen la secretaría técnica, encargada de la gestión y seguimiento de las diferentes convocatorias de ayudas a la investigación, y los laboratorios de investigación del edificio de I+D, a cuyo cargo existe un investigador principal que asume la responsabilidad de su coordinación y gestión.
  • La puesta en marcha de la Fundación para la Investigación Biomédica que gestiona, de acuerdo con el convenio suscrito con el Servicio Madrileño de la Salud, todos los recursos en el ámbito I+D+I: convocatorias de agencias públicas, donaciones y convenios de colaboración con entidades privadas, contratos con promotores para la realización de ensayos clínicos, patentes, etc.

La investigación en un hospital de referencia, debe ir ligada, lógicamente, a su prestigio asistencial, y se convierte, en la actualidad, en un valor en alza que sirve a varios fines, entre otros y conviene destacarlo, como contribución a la mejora, a medio y largo plazo, de la calidad de la atención a los pacientes.

Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores dándole al botón de Facebook, Twitter o Google +. Gracias!