2. Concepto

2.1.  TEORÍAS

Las competencias se pueden definir como características personales que están causalmente relacionadas con los resultados superiores en el entorno de una organización y en un determinado puesto de trabajo.

Para que una persona muestre los comportamientos que componen las competencias, se hace necesaria la unión de cinco elementos fundamentales:

  • Saber. Conjunto de conocimientos relacionados con los comportamientos implicados en la competencia. Pueden ser de carácter técnico y de carácter social. En ambos casos la experiencia juega un papel esencial.
  • Saber hacer. Conjunto de habilidades que permiten poner en práctica los conocimientos que se poseen.
  • Saber estar. Conjunto de actitudes acordes con las principales características del entorno organizacional y/o social. Es decir, se trata de tener en cuenta nuestros valores, creencias, actitudes como elementos que favorecen o dificultan determinados comportamientos en un contexto dado.
  • Querer hacer. Conjunto de aspectos motivacionales responsables  de que la persona quiera o no realizar los comportamientos propios de la competencia. Se trata de factores de carácter interno y/o externo a la persona, que determinan que éstas se esfuercen o no por mostrar una competencia.
  • Poder hacer. Conjunto de factores relacionados con dos cuestiones fundamentales: lo individual y lo situacional. El primer punto de vista se refiere a la capacidad personal, es decir, las aptitudes y rasgos personales que se contemplan como potencialidades de la persona. Y desde el punto de vista situacional que comprende el grado en que el entorno de trabajo favorece y posibilita la utilización de las competencias.

Figura 1. Componentes de las competencias en una organización

Componentes de las competencias en una organización

En el ámbito sanitario, la Ley de Cohesión y Calidad del SNS define la competencia como la aptitud del profesional sanitario para integrar y aplicar los conocimientos, habilidades y actitudes asociados a las buenas prácticas de su profesión para resolver las situaciones que se le plantean.

2.2.  TIPOS

Las competencias se pueden clasificar en:

2.2.1.  Competencias de conocimiento o técnicas

Constituyen un compendio de todos los conocimientos que requiere una organización para lograr sus objetivos.

Entre sus características principales destacan:

  • Proceden de los conocimientos de carácter académico.
  • Se relacionan e integran con el contenido funcional de los puestos.
  • Se modifican y evolucionan mediante la participación en procesos formativos y la acumulación de experiencia.
  • Para su definición y nivelación es preciso contar con los expertos de cada área.

2.2.2.  Competencias de cualidad o genéricas

Reflejan el conjunto de patrones de conducta y características personales, medibles y observables necesarias para desarrollar las actividades.

Entre sus características principales destacan:

  • Derivan de las habilidades de gestión necesarias para desempeñar los puestos.
  • Están relacionadas con el nivel jerárquico del puesto de trabajo en el organigrama de la empresa.
  • Están integradas por un amplio y ordenado conjunto de cualidades psicológicas y personales exigibles para ejecutar un conjunto de funciones.
  • Son susceptibles de modificación y desarrollo a través de la experiencia.

© 2019. Centro de Estudios Financieros contactar

Puede consultar nuestras condiciones generales y política de protección de datos.