1. Introducción

El siglo XX puede definirse como la época de mayor desarrollo científico y de los medios de comunicación. La vida en muchos lugares del mundo ha aumentado un 50 por 100 y es estimulante que el mapa genético humano se esté desglosando. En cuanto a los medios de comunicación, se ha llegado al punto de transmisión simultánea de eventos inesperados, con la CNN internacional, de datos públicos o incluso privados, a través de Internet, y de intercambio monetario sin fronteras con la bolsa internacional.

La evolución de la producción científica en España muestra que durante el periodo 1996-2004 había crecido, con respecto al periodo 1994-2002, el 8,9 por 100 en número de documentos, el 22,5 por 100 en número de referencias y el 12,5 por 100 en referencias por documento 1, 2. La investigación biomédica es el segundo área en número de documentos y por materias, los primeros lugares son ocupados por la neurociencia, oncología y área cardiovascular 3. Este crecimiento de la producción científica se debe, entre otros, a los siguientes factores: la implicación de los profesionales de los hospitales en la investigación clínica (el 47% de los artículos de biomedicina están firmados por profesionales de hospitales), la formación e incorporación de un número mayor de científicos, el incremento de las relaciones internacionales, la implicación de la Administración central y de las comunidades autónomas y la financiación de la investigación por agencias competitivas. A pesar de esta mejora constante en España durante las últimas cuatro décadas, la comparación con otros países resulta desfavorable: la producción española en biomedicina representa el 2,4 por 100 en número de documentos con respecto a la investigación mundial, ocupamos el quinto lugar de la Unión Europea en número de documentos y el séptimo en número de referencias 4. La comparación es aún más desfavorable si analizamos las publicaciones quirúrgicas.

A finales del siglo XX fueron publicados dos documentos que marcan pautas decisivas en cuanto a la ciencia y educación del siglo XXI. El primer documento, afirma que la base científica de un país es fuente esencial para el desarrollo económico y de calidad de vida; la inversión en la ciencia, tal vez difícil a corto plazo, produce dividendos extraordinarios a largo plazo. El segundo grupo de documentos, afirma que invertir en la identificación de los educadores jóvenes del futuro así como en la educación de los científicos jóvenes debe ser también prioritario. La universidad tiene la obligación de ser el centro de estos dos objetivos.

Este apoyo decisivo a la ciencia y a la educación puede llevarse a cabo con éxito mediante cinco vías concretas de acción 5:

  • El máximo impacto de la ciencia biomédica se producirá si se desarrollan en paralelo tres clases de investigación: la investigación básica, la investigación clínica y el desarrollo de la informática e instrumentación como soporte de las dos, la investigación básica y la clínica.
  • Bajo el incentivo de programas agresivos de desgravación fiscal, los programas de investigación y educación del siglo XXI necesitan la cooperación de las fundaciones privadas, industria, corporaciones e individuos, desde una misión de responsabilidad nacional y no necesariamente gubernamental.
  • Es un objetivo prioritario mantener la calidad y eficacia de los científicos y los centros de investigación.
  • Es necesario establecer un orden de preferencia práctica de las disciplinas a investigar.
  • Es necesaria la investigación basada en la cooperación internacional.

 

1 Camí, J., Suñén-Pinyol, E. y Menéndez, R. «Mapa bibliométrico de España 1994-2002: biomedicina y ciencias de la salud». Med. Clin. 2005, 124: 93-101.
2 Méndez, R., Suñén-Pinyol, E., Sanz, G. y Camí, J. Caracterización bibliométrica de los grupos de investigación en temática cardio-cerebrovascular. España 1996-2004. http://www.cnic.es/estudio.html
3 Méndez, R., Suñén-Pinyol, E., Sanz, G. y Camí, J. Caracterización bibliométrica de los grupos de investigación en temática cardio-cerebrovascular. España 1996-2004. http://www.cnic.es/estudio.html
4 Véase nota anterior.
5 Véase nota 3.

© 2020. Centro de Estudios Financieros contactar

Puede consultar nuestras condiciones generales y política de protección de datos.