5. Gestión de la investigación biomédica: agencias y entidades financiadoras

Cualquier aproximación a la gestión de la investigación, exige hacer referencia al rendimiento y resultados de la misma. Tal y como enuncia Artells, desde la perspectiva de los responsables del desarrollo del sistema sanitario y de sus usuarios, «el rendimiento de la investigación incluye la noción referida de coste de oportunidad y contempla, tanto procesos de mejora de la calidad asistencial como el ahorro potencial de recursos, la mejora en el acceso universal y, especialmente, su contribución significativa a la mejora de la salud individual y colectiva». Desde una concepción de la investigación biomédica como «bien público», que se corresponde con una financiación mayoritariamente procedente de las agencias públicas, es imprescindible incorporar a la gestión el requerimiento de explicitación de las prioridades de investigación y la transparencia en relación con la elección de las alternativas organizativas y los objetivos socialmente más eficientes 28.

La gestión de la investigación parte de una premisa que condiciona toda su actividad: la obtención de los recursos que permitan la financiación y puesta en marcha de los proyectos. En consonancia con esta premisa la clave del éxito de la gestión de la investigación en un hospital se relaciona directamente con las posibilidades de obtención de financiación para sustentar sus líneas y proyectos de investigación.

Este factor adquiere una especial relevancia si tomamos en consideración que los hospitales públicos, desde la constitución de sus fundaciones de investigación, gestionan la investigación de forma diferenciada, lo que significa en la práctica, que asumen un presupuesto independiente y una contabilidad específica y, por supuesto, que los recursos dejan de situarse en el hospital como una parte del presupuesto del mismo. En definitiva, la investigación debería ser gestionada desde la premisa de poder captar los recursos necesarios para su desarrollo.

La investigación biomédica obtiene su financiación desde dos tipos de fuentes: públicas y privadas.

5.1.  LA FINANCIACIÓN PÚBLICA

La financiación pública de la investigación biomédica ha procedido, tradicionalmente, tanto de las instituciones sanitarias, como –en menor cuantía– de otros organismos ajenos al SNS. En la actualidad, la actividad investigadora de un hospital se debe enmarcar en un contexto organizativo autonómico, estatal y europeo, a través de los correspondientes planes regionales, del área de Ciencias de la Vida del Plan Nacional I+D+I y del Programa Marco de la Unión Europea.

5.1.1.  Ministerio de Sanidad y Consumo

La agencia pública evaluadora y de financiación del Ministerio de Sanidad y Consumo es el FIS adscrito al Instituto de Salud «Carlos III», que a través de sus convocatorias públicas concede ayudas de carácter económico para la investigación biomédica tanto a personas físicas como a instituciones. La mayoría de los fondos del FIS se destinan a los centros del SNS 29, siendo los principales destinatarios los hospitales.

El FIS constituye el instrumento a través del cual se desarrolla el Programa Nacional de Biomedicina y el de Tecnologías para la Salud y el Bienestar del Plan Nacional I+D+I, 2004-2007, y, por consiguiente, la Iniciativa Sectorial de Investigación en Salud que en él se enmarca.

Entre las áreas y programas prioritarios que recoge el Plan Nacional se encuentra el área de Ciencias de la Vida donde se ubican el Programa Nacional de Biomedicina, el Programa Nacional de Tecnologías para la Salud y el Bienestar, el Programa Nacional de Biotecnología y el Programa Nacional de Biología Fundamental. El Ministerio de Sanidad y Consumo, a través del Instituto de Salud «Carlos III», es una de las unidades gestoras de los Programa Nacionales de Biomedicina y de Tecnologías para la Salud y el Bienestar, que gestiona a través de las convocatorias del FIS.

En el ámbito sanitario español, ser destinatario de alguna de las ayudas del FIS, por su carácter de subvención pública y su régimen de concurrencia competitiva, es sinónimo y garantía de calidad en el proyecto o actividad financiada.

Las ayudas del FIS tienen el carácter de subvención pública y se conceden, de acuerdo con los principios de objetividad y publicidad, a través de procedimientos de concurrencia competitiva articulados en torno a dos programas que se gestionan mediante convocatorias públicas:

  • Programa de Promoción y Fomento de la Investigación.
  • Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación.

5.1.1.1.  Programa de Promoción y Fomento de la Investigación

Mediante este programa el FIS financia las siguientes actividades:

  • Los proyectos de investigación, los prestigiosos «proyectos FIS», que han supuesto en España, la consolidación de la investigación biomédica que se realiza desde los centros sanitarios del SNS. Se convocan con carácter anual. Los proyectos de investigación pueden ser de carácter básico, clínico, epidemiológico, de salud pública y de investigación en servicios de salud. Los proyectos de investigación biomédica pueden presentarse como proyectos individuales o como proyectos coordinados a cargo de dos o más grupos de investigación de distintas entidades.
    Mediante esta convocatoria se financian también los proyectos que se presentan dentro del marco de las Redes Temáticas de Investigación Cooperativa, que deberán ser presentados como proyectos coordinados. Los proyectos tendrán, con carácter general, una duración de tres años.
  • Los proyectos de investigación de evaluación de tecnologías sanitarias, cada vez adquieren una mayor importancia, por su utilidad a la hora de valorar el impacto y la rentabilidad científica y social que aportan las nuevas tecnologías que irrumpen en el ámbito sanitario.
  • Las ayudas a las infraestructuras de investigación, que son las herederas de las ayudas para la creación de las Unidades de Investigación, y cuya finalidad es dotar a los centros del SNS de instalaciones y equipos que sean compartidos y den soporte común a los diferentes grupos de investigadores gestionados desde las unidades de apoyo a la investigación o de las estructuras de los centros que realicen esa función.
  • Las Redes de Investigación. A través de la convocatoria de concesión de ayudas para el desarrollo de Redes Temáticas de Investigación Cooperativa en Salud (RETICS), se promueve el establecimiento de redes de investigación cooperativa, multidisciplinares e interinstitucionales, formadas por los centros o grupos de investigación. Son, por lo tanto, estructuras organizativas formadas por la asociación al Instituto de Salud «Carlos III» de un conjunto variable de al menos cinco centros y grupos de investigación en biomedicina, de carácter multidisciplinar, dependientes de las diferentes Administraciones públicas o del sector privado, y pertenecientes a un mínimo de cuatro comunidades autónomas, que tienen como objetivo la realización de proyectos de investigación cooperativa de interés general. Desde su creación en el año 2002 se han constituido sesenta y nueve redes y tras una evaluación satisfactoria de sus tres años de funcionamiento, el Instituto de Salud «Carlos III», ha anunciado su intención de continuar con esta iniciativa y de potenciar las estructuras de investigación en red. Así se recoge en el Programa Ingenio 2010, Programa CONSOLIDER, al anunciar los Proyectos CIBER.
  • Los Centros de Investigación Biomédica en Red (CIBER). Como ya hemos analizado anteriormente, tanto el Plan Nacional I+D+I, 2004-2007, como el Programa Ingenio 2010 establecen la necesidad de impulsar la investigación de excelencia que se realiza en el SNS, por medio del desarrollo y potenciación de estructuras estables de investigación cooperativa en red. Para ello se prevé que el Instituto de Salud «Carlos III», durante el año 2006 promueva y financie la asociación estable de grupos de investigación pertenecientes a centros de investigación en las distintas modalidades de Investigación Cooperativa en Red: continuando con la convocatoria de ayuda a los grupos de investigación a través de las Redes Temáticas (RETICS); e iniciando la incorporación de grupos de investigación en los nuevos CIBER. Los CIBER son centros con personalidad jurídica propia, preferentemente consorcios, que no requerirán de contigüidad física, y que tendrán como objetivo la investigación monográfica sobre una patología o problema de salud determinado de interés estratégico para el SNS (Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina, Epidemiología y Salud Pública, Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición, Enfermedades Respiratorias, Enfermedades Digestivas y Hepáticas, Enfermedades Neurodegenerativas y Enfermedades Raras).

Además de estas modalidades de ayuda, queda todavía pendiente de desarrollo la figura de los Institutos de Investigación Sanitaria, previstos en la Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del SNS. Así, la Ley de Cohesión establece en su artículo 50 que se promoverá la configuración de institutos de investigación sanitaria mediante la asociación de centros de investigación alrededor del hospital universitario, que serán acreditados por el Ministerio de Sanidad y Consumo a propuesta del Instituto de Salud «Carlos III» o de las comunidades autónomas. El procedimiento para la acreditación de los institutos se establece en el Real Decreto 339/2004, de 27 de febrero, quedando todavía pendiente la elaboración, por parte del Instituto de Salud «Carlos III», de la pertinente orden para el desarrollo del real decreto, en lo referente al Comité de Acreditación.

5.1.1.2.  Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación

El Plan Nacional I+D+I, 2004-2007, donde se integra la acción sectorial de investigación en salud, establece una serie de programas de carácter horizontal, entre los que se encuentra el Programa Nacional de Potenciación de los Recursos Humanos, en el que se inscribe el Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación del FIS.

A) Ayudas para la formación y perfeccionamiento del personal investigador

Entre sus objetivos concretos este Programa contempla garantizar, con los niveles adecuados de calidad y transparencia, la formación en investigación de los jóvenes con dedicación a tiempo completo a las tareas formativas; apoyar los procesos de movilidad de los investigadores y jóvenes en proceso de formación, como mejor garantía de la difusión y distribución del conocimiento, así como de la transferencia de tecnología y promover la reincorporación, estabilización e inserción profesional, por medio del fomento de medidas de contratación.

Entre los instrumentos financieros se consideran, entre otros, la subvención destinada a los individuos, a los grupos de investigación o a las instituciones públicas o privadas donde se lleve a cabo la formación.

Existen distintas modalidades de ayudas para la formación y perfeccionamiento del personal investigador y de acciones especiales, dentro del Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación del Ministerio de Sanidad y Consumo, en el marco del Plan Nacional de I+D+I, 2004-2007:

  • Ayudas predoctorales de formación en investigación. El objetivo principal de este tipo de ayudas es la formación de investigadores, mediante el desarrollo de un plan de formación en investigación biomédica básica orientada, clínica o en salud pública y servicios de salud, en centros nacionales de acreditada capacidad investigadora, bajo la dirección y tutela de un grupo de investigación.
  • Contratos posdoctorales de perfeccionamiento. Ayudas para la contratación por parte de los centros beneficiarios, de licenciados posdoctorales en el campo de la biomedicina con la finalidad de perfeccionar la formación de jóvenes doctores.
  • Bolsas de ampliación de estudios. Su objetivo es perfeccionar y actualizar la formación del personal del SNS en tecnologías sanitarias o en investigación biomédica, en las áreas que sean de interés para el sistema, mediante estancias en instituciones nacionales o extranjeras.
  • Ayudas predoctorales de formación en gestión de la investigación. Su objetivo es la formación en gestión de la investigación biomédica de licenciados predoctorales para su adscripción al FIS, inicialmente como becarios y para su posterior contratación.
  • Acciones especiales. Su objetivo es contribuir a la más amplia difusión de las innovaciones científicas y técnicas en el campo de la biomedicina.

B)  Contratos de investigadores

El Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación del Ministerio de Sanidad y Consumo, contempla también la concesión de ayudas para la realización de contratos de investigadores en diversas modalidades en el marco del Plan Nacional I+D+I, 2004-2007.

Estas ayudas tienen, igual que las anteriores, como objeto fomentar la investigación científica mediante la potenciación de recursos humanos en disciplinas biomédicas promoviendo la investigación de carácter básico, clínico y epidemiológico, de salud pública y de investigación en servicios de salud, para así contribuir a fundamentar científicamente los programas y políticas del SNS y presentan tres modalidades:

  • Ayudas para contratos de investigadores en el SNS con la finalidad de incrementar los recursos humanos de calidad en los grupos de investigación del SNS, incorporando a los mismos los conocimientos y la experiencia adquirida en instituciones nacionales y extranjeras por Doctores y otros profesionales con acreditada trayectoria investigadora en Biomedicina y Ciencias de la Salud. Estas ayudas incluyen la financiación de un proyecto de investigación junto con el contrato de investigador.
  • Ayudas para contratar profesionales sanitarios que hayan finalizado el periodo de Formación Sanitaria Especializada, con el objeto de completar la formación de estos profesionales sanitarios regulado para Médicos, Farmacéuticos, Químicos, Biólogos, Psicólogos Clínicos y Radiofísicos hospitalarios, mediante el desarrollo de un plan de formación en investigación biomédica básica orientada, clínica o en salud pública y en servicios de salud, en centros de acreditada capacidad investigadora, bajo la dirección y tutela de un grupo de investigación.
  • Ayudas para la realización de contratos de apoyo a la investigación en el SNS con el objetivo de ofrecer apoyo a la investigación realizada por las entidades e instituciones sanitarias en el ámbito del SNS a través de aquellos recursos humanos y/o prestación de servicios técnicos relacionados con los fines de la investigación que los centros requieran, de acuerdo a sus necesidades.

Además de las modalidades mencionadas, el Instituto de Salud «Carlos III», a través del FIS, ha puesto en marcha en colaboración con las comunidades autónomas, a través de la Resolución de 29 de julio de 2005, de su Dirección, el Programa de Estabilización de Investigadores e Intensificación de la Actividad Investigadora en el SNS, con los siguientes objetivos:

  • Fomentar la incorporación estable de los investigadores de las instituciones del SNS contratados a través del Programa de Recursos Humanos y Difusión de la Investigación del Instituto de Salud «Carlos III» (contratos de Investigadores del Instituto de Salud «Carlos III»).
  • Incentivar la incorporación al SNS de investigadores con alto potencial investigador en grupos emergentes y consolidados.
  • Promover la intensificación de la actividad investigadora de los facultativos que realizan actividad asistencial, contribuyendo así a incrementar el número y la calidad de los investigadores y de los grupos de investigación.

Este programa se desarrolla mediante la concesión de ayudas gestionadas por las comunidades autónomas a las instituciones sanitarias del SNS mediante dos líneas de actuación complementarias: la línea de incorporación estable y la línea de intensificación.

5.1.2.  Ministerio de Educación y Ciencia (antes de Ciencia y Tecnología)

La segunda gran agencia financiadora de la investigación biomédica es el Ministerio de Educación y Ciencia que es el que actualmente gestiona el Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica, 2004-2007, y en el que –como ya hemos revisado– se integra la Iniciativa Sectorial de Investigación en salud gestionada por el Ministerio de Sanidad y Consumo. Sobre el Plan Nacional de I+D+I, 2004-2007, no es necesario extendernos más por haber sido analizado exhaustivamente en el presente capítulo.

La entidad responsable de los Planes de I+D fue inicialmente la Oficina de Ciencia y Tecnología (OCYT) creada en 1998 y que fue, cronológicamente, la predecesora del extinto Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Las convocatorias más importantes son las de proyectos de investigación, las becas FPI (Formación de Personal Investigador), los contratos de investigadores del Programa Cajal y las ayudas para infraestructuras científicas.

5.1.3.  Administraciones de las comunidades autónomas

En los últimos años, desde las Administraciones de las comunidades autónomas, se han elaborado los correspondientes planes regionales de investigación en el ámbito de la salud. Sirva de ejemplo, en la Comunidad de Madrid, la aprobación, en abril de 2005, del IV Plan Regional de Investigación Científica e Innovación Tecnológica (IV PRICIT) para el periodo 2005-2008.

Las actuaciones previstas en el PRICIT se articulan en torno a siete áreas de intervención: creación de capital humano; grupos de investigación; coordinación y dotación de infraestructuras; fomento de la cooperación y de la I+D+I empresarial; cooperación interregional; la ciencia en la sociedad; y gestión, seguimiento y evaluación.

En el área de Ciencias de la Salud y Biotecnología el PRICIT propone las siguientes líneas estratégicas:

  • Genotipado, microarrays y biochips de ADN.
  • Bioinformática y modelización virtual.
  • Ingeniería celular, tisular y de órganos.
  • Modelos celulares y animales.
  • Agentes y vectores terapéuticos.
  • Tecnologías de la Información y comunicación en biomedicina.
  • Células madre y precursoras.
  • Imágenes biomédicas.
  • Diagnóstico molecular.
  • Procedimientos terapéuticos asistidos por ordenador y cirugía mínimamente invasiva.

5.1.4.  Unión Europea

El Espacio Europeo de Investigación (EEI) ha sido calificado por la Comisión Europea como algo «capital para asegurar el futuro económico y competitivo de Europa». Su puesta en práctica es un elemento imprescindible para mantener el nivel superior de la calidad de vida de Europa. El VI Programa Marco de I+D+I, (2003-2007) de la Unión Europea, que comprende el Área Temática «Ciencias de la vida, genómica y biotecnología aplicadas a la salud» y que agrupa las acciones relacionadas con la Biomedicina, es la vía principal para fortalecer el EEI, promoviendo la innovación y mejorando el uso y la transmisión de los resultados de la investigación.

El 16 de junio de 2004 la Comisión publicó una comunicación titulada «La ciencia y la tecnología, claves del futuro de Europa», con la finalidad de asegurar el papel preponderante de Europa en investigación y desarrollo tecnológico. La citada comunicación recomienda duplicar el presupuesto destinado a la investigación europea hasta llegar a unos 10.000 millones de euros anuales para el periodo 2007-2013, en el que se incluirá el séptimo Programa Marco. El motivo principal de ese incremento es obtener el máximo partido al valor añadido de las actividades en toda Europa mediante la creación de masas críticas de infraestructuras, recursos humanos e intelectuales, así como el impulso eficaz de la inversión privada en investigación.

La comunicación presenta seis objetivos principales para fomentar una I+D competitiva en la Unión, entre los que se encuentran la creación de centros de excelencia europeos, el lanzamiento de iniciativas tecnológicas en campos de crecimiento industrial y el establecimiento de una Agencia Europea dedicada a apoyar a equipos europeos de investigación fundamental. Asimismo, refrenda las nuevas actividades dedicadas al desarrollo de infraestructuras de I+D y al aumento del número de investigadores especializados en sectores clave. Dicha comunicación recomienda apoyar esas actividades de investigación a través de una puesta en práctica más eficaz, como podría ser el caso de la gestión mediante asociaciones mixtas de carácter público y privado.

La salud es uno de los temas seleccionados como prioritarios en el VII Programa Marco, en la Propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo de 6 de abril de 2005. Su objetivo es mejorar la salud de los ciudadanos europeos y aumentar la competitividad de las industrias y negocios europeos relacionados con la salud haciendo frente, al mismo tiempo, a problemas sanitarios mundiales como las nuevas epidemias. Se pondrá énfasis en la investigación «traslacional» (traslación de los descubrimientos básicos a las aplicaciones clínicas), el desarrollo y la validación de nuevas terapias, los nuevos métodos para el fomento de la salud y la prevención de las enfermedades, y los nuevos instrumentos y tecnologías de diagnóstico; así como en los sistemas sanitarios eficientes y sostenibles. Entre sus actividades se señalan:

  • Biotecnología, herramientas y tecnologías genéricas para la salud humana:
    • Investigación de alto rendimiento.
    • Detección, diagnóstico y control.
    • Predicción de la idoneidad, seguridad y eficacia de las terapias.
    • Planteamientos e intervenciones terapéuticas innovadoras.
  • Traslación de la investigación sobre la salud humana:
    • Integración de datos y procesos biológicos: recopilación de datos a gran escala, biología de sistemas.
    • Investigación sobre el cerebro y las enfermedades relacionadas con el cerebro, el desarrollo humano y el envejecimiento.
    • La investigación traslacional en las enfermedades infecciosas.
    • Investigación traslacional en las enfermedades importantes: cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes/obesidad, enfermedades poco frecuentes, y otras enfermedades crónicas (por ejemplo, la osteoartritis).
  • Optimización de la prestación de asistencia sanitaria a los ciudadanos europeos:
    • Traslación de los resultados clínicos a la práctica clínica.
    • Calidad, eficiencia y solidaridad de los sistemas sanitarios, incluidos los sistemas sanitarios traslacionales.
    • Mejora de la prevención de las enfermedades y del uso de los medicamentos.
    • Preparación de intervenciones eficientes en el campo de la salud pública que traten factores generales determinantes de la salud (como el estrés, la dietas o los factores medioambientales).
    • Identificación de intervenciones que han tenido éxito en diferentes contextos sanitarios para mejorar la prescripción de medicamentos y su utilización por los pacientes (incluidos los aspectos de farmacovigilancia).
    • Uso adecuado de tecnologías y terapias nuevas.

5.1.5.  La gestión de los fondos públicos

La gestión de las subvenciones y ayudas procedentes de las Administraciones públicas se enfrentaba, tradicionalmente y antes de implantar la fórmula de las fundaciones, con el problema derivado de la no coincidencia de plazos entre la ejecución presupuestaria con los de la realización de proyectos. Las subvenciones y ayudas a la investigación por parte de la Administración se ingresaban directamente en la cuenta del Tesoro Público, incorporándose al presupuesto de gastos del hospital mediante el correspondiente expediente de generación de créditos. Lógicamente, se generaba un desfase temporal entre la liberación de fondos y la disposición de los mismos por parte del hospital. Además, ello impedía en la práctica, el que el hospital pudiese disponer del 15 por 100 de los fondos públicos captados por el hospital en las diferentes convocatorias.

Este problema deja de existir desde que son las fundaciones las receptoras y titulares de los fondos provenientes de las convocatorias públicas.

5.2.  LA FINANCIACIÓN PRIVADA

Incluimos en este epígrafe la financiación en base a recursos provenientes de la industria farmacéutica, empresas del sector biosanitario o de desarrollo tecnológico, fundaciones, mutuas, asociaciones, e incluso universidades existentes en este ámbito.

Con la aparición de las fundaciones, como nuevas formas de gestión de la investigación, desde los hospitales públicos, se han solucionado muchos de los problemas que planteaba la gestión de los fondos provenientes de instituciones privadas, derivadas de la falta de personalidad jurídica propia del centro. No olvidemos que el titular de los fondos captados era el INSALUD o servicio regional competente, y que el centro sanitario era un mero administrador de fondos, sin que existiese ninguna norma procedimental para la utilización de fuentes alternativas de financiación.

En aras a sistematizar las fuentes de financiación privadas podemos clasificarlas, atendiendo a su procedencia en:

5.2.1.  Convocatorias de becas y/o ayudas a la investigación desde instituciones y entidades ajenas a las Administraciones públicas, como fundaciones, mutuas, asociaciones de carácter sanitario, industria farmacéutica

Este tipo de convocatorias han emergido con fuerza en los últimos años y ocupan ya un lugar en la agenda de los gestores de investigación. Sirvan de ejemplo, por su importancia y consolidación en el panorama de la investigación en nuestro país, las convocatorias anuales de la Fundación de Investigación Médica Mutua Madrileña Automovilística, las convocatorias de las Fundaciones ligadas a las Cajas de Ahorro, o las, cada vez más numerosas Fundaciones vinculadas a los principales laboratorios farmacéuticos.

La existencia de las Fundaciones de Investigación ha facilitado enormemente la disposición y gestión de los fondos procedentes de las convocatorias amparadas por entidades privadas.

5.2.2.  Entidades promotoras para la realización de ensayos clínicos en los hospitales

En la actualidad, en la mayor parte de los hospitales públicos se realizan ensayos clínicos con medicamentos. Los 252.000.000 de euros en el 2002, dedicados por la industria farmacéutica a la investigación clínica, que posibilitaron la realización de 1.264 ensayos clínicos, son una buena muestra de los recursos que, bien gestionados a través de las fundaciones, pueden revertir para la mejora de la investigación de los hospitales. Partiendo de un porcentaje en concepto de overhead que oscile entre el 10 y el 20 por 100, se puede calcular el montante que podría revertir a los hospitales como consecuencia de su gestión por las fundaciones de investigación 30. Los gastos por colaboraciones externas de las compañías farmacéuticas en el 2002 ascendieron a más 221.000.000 de euros, que han posibilitado 9.834 colaboraciones con unidades de investigación, entre las que se encuentran los hospitales. De estas colaboraciones, 7.052 han sido para la realización de ensayos clínicos.

Las fundaciones intervienen en los ensayos clínicos como órganos encargados de la gestión de los mismos, contratando directamente con el promotor la realización del ensayo clínico en el hospital. La fundación, a su vez, encarga sus trabajos a los correspondientes investigadores.

5.2.3.  Donativos y donaciones dinerarias, de bienes o de derechos

La Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, en su título III regula los incentivos fiscales, aplicando deducciones en la cuota de imposición personal para aquellos que realicen donativos, donaciones y aportaciones a favor de las entidades beneficiarias.

Éste es el procedimiento más sencillo para ser gestionado por las fundaciones ya que requiere únicamente un ingreso en la cuenta de la fundación y la emisión de un certificado por la entidad donante. La entidad receptora, a su vez, deberá emitir una certificación donde figure el destino que la entidad donataria dará al objeto donado en el cumplimiento de su finalidad específica.

Las donaciones deberán ser irrevocables, puras y simples. También se pueden admitir las donaciones de carácter finalista o donaciones direccionadas, en las que el donante no las aplica al objeto genérico de la fundación, sino que desea que se dediquen a una finalidad determinada, que, en cualquier caso, debe formar parte del objeto social de la fundación. Por ejemplo, la donación de un particular a la fundación de investigación biomédica de «La Paz», para dedicar a la investigación sobre el cáncer.

5.2.4.  Convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general

De acuerdo con la Ley 49/2002 se entiende por convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general, aquel por el cual las entidades beneficiarias del mecenazgo, las fundaciones, a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen en cumplimiento del objeto o finalidad específica de la entidad –en este caso, la realización de un proyecto de investigación– se comprometen por escrito a difundir, por cualquier medio, la participación del colaborador en dichas actividades.

Esta modalidad resulta muy útil para suscribir convenios de colaboración para el desarrollo de proyectos de investigación financiados por entidades no públicas y propiciar así una cultura de calidad en la investigación con independencia de la provisión pública o privada de la financiación.

Para concluir, cabe realizar una ultima reflexión sobre los cambios en la gestión de la investigación. Una investigación competitiva no puede sustentarse en los esfuerzos aislados desde las diferentes especialidades hospitalarias. Dos nuevas variables han irrumpido para garantizar el éxito y la financiación: lo traslacional o la capacidad de que los clínicos y los básicos obtengan las sinergias del resultado de su trabajo; y, sobre todo, el concepto de grupo de investigación que sustituye al del investigador principal y, que, como hemos podido constatar, es la base para poder concurrir a las convocatorias públicas. A esto habría que añadir el concepto de cooperación o colaboración entre grupos, con el objeto de incrementar la masa crítica, aprovechar sinergias, ser más eficientes y competitivos mirando a Europa.

 

28 Artells Herrero, J.J.: Estrategia y asignación de recursos en la investigación biomédica. Gac. Sanit. 2000; 14, 391-397.
29 Carrasco, M. «Programas del Fondo de Investigación Sanitaria». En Metodología de la Investigación Clínica. García Conde, J. Ars Médica 2003.
30 Poncela García, M.L., et al.: La promoción de la investigación y el desarrollo tecnológico en la industria farmacéutica: Profarma II. Inv. Clín. Farm. 2004, vol.1 (2), 31-36.

© 2020. Centro de Estudios Financieros contactar

Puede consultar nuestras condiciones generales y política de protección de datos.